Técnica Japonesa: Introduce tus pies en esta mezcla, podrás purificar todo tu cuerpo: ¡Desintoxica todo tu cuerpo!

Nuestro cuerpo suele almacenar bacterias y toxinas a medida que nos vamos alimentando y nos exponemos a diversos factores de contaminación, ahora bien, nuestro deber es desintoxicarlo a diario para así no llegar a padecer ningún tipo de enfermedad a futuro. Existen diferentes métodos para lograr esta desintoxicación, pero sin duda los mejores son con los remojos de pies y aunque pueda parecer raro, los resultados son realmente óptimos, sobre todo si se lleva a cabo una técnica japonesa que purifica todo el cuerpo.

La mayoría de los nervios de nuestro cuerpo se encuentran en la plata de los pies, eso las hace mucho más sensibles, pero a su vez nos benefician mucho, pues podemos erradicar cualquier dolencia que tengamos mediante ellas debido a la conexión entre cada planta y todo nuestro organismo.

Remojo de pies con bicarbonato de sodio

Busca un recipiente grande donde puedas colocar los pies y vierte agua caliente hasta que cubra por lo menos la mitad. Luego vas a agregar media taza de sales Epsom, media taza de bicarbonato de sodio, media taza de sal marina, vinagre de manzana, aceite esencial de tu preferencia y un poco más de agua caliente. Mezcla bien hasta cada ingrediente se disuelva y procede a introducir ambos pies.

Relájate un poco y mantén tus pies en ese recipiente por 30 minutos para que los efectos sean óptimos. No te preocupes si luego de ese tratamiento te sientes un poco débil, es parte del proceso de desintoxicación, pero sí te recomendamos que incrementes el consumo de magnesio en tu dieta diaria.

Remojo con arcilla de bentonita

En un recipiente grande vas a mezclar media taza de sales de Epsom con el aceite esencial que sea de tu agrado y revuelves hasta que se diluyan, luego, en un envase de vidrio combinas un poco de agua con la arcilla de bentonita, bates bien y lo agregas con el resto de los ingredientes para posteriormente introducir ambos pies.

Procura mantenerte así por 25 minutos a diario para que el nivel de magnesio en tu cuerpo aumente, además de intensificar la absorción de nutrientes.

Baño con jengibre en polvo y peróxido de hidrógeno

En esta oportunidad necesitarás una bañera en la que puedas sumergir todo tu cuerpo. En ella vas a verter agua caliente, una taza de peróxido de hidrógeno y una cucharada de jengibre en polvo y sumerges tu cuerpo por media hora. Este remedio va a estimular la regeneración de las células y tejidos, así como también depurará el organismo de todas las toxinas y bacterias que se encuentren almacenadas en él.

No importa cuál de los 3 remedios lleves a cabo, solo asegúrate de seguir el tratamiento por un mes ininterrumpido, de manera que no solo desintoxiques al organismo, sino que lo dejes en perfecto estado y fortalezcas el sistema inmunológico.

Comparte este interesante contenido en todas tus redes sociales y no olvides dejarnos tus resultados en la sección de comentarios.